Messi y Maradona

messi y maradona

Con 21 años Messi marcó el famoso gol en Copa de Rey contra el Getafe y su periodo de consagración como uno de los grandes finalizó. En aquel momento las comparaciones con Maradona arreciaron.

Con la perspectiva que dan todos los años pasados, en cierto modo, se puede decir que el mítico gol de Maradona, al margen de toda la magnitud que alcanzó siendo en los cuartos de final de un Mundial y ante la archienemiga Inglaterra, fue un adelanto, una profecía, del estilo de juego que Messi ha inmortalizado. Nos mostró algo que era impensable entonces y que lo siguió siendo hasta que Messi lo repitió casi semana tras semana. Aquel gol fue extraño en la carrera de Maradona, que nunca más volvió a agarrar una bola en el centro del campo para alojarla en la red. Su estilo era otro. Messi imitó a Maradona al marcar con la mano, pero fue Maradona el que nos trajo un fogonazo de Messi cuando marcó en la jugada del siglo XX.

Los tiempos no encajan por poco, puesto que el gol de Maradona tuvo lugar el 22 de junio de 1986 y Messi dio su primer grito el 24 de junio del 87, casi justo un año después, pero no cuesta imaginar que Messi comenzó a engendrarse justo en el momento en que Maradona conseguía ese gol, en el que Pedro Morales se preguntaba de qué planeta había venido el enano galáctico. Ese fogonazo de energía futbolística y artística que inspiró y guió a Maradona cuando recibió rodeado de dos ingleses ,también inspiró y guió la creación de un espermatozoide en el cuerpo de Jorge Messi. Ese espermatozoide que tres o cuatro meses después realizó una gambeteada nunca vista antes en los úteros de la tierra para tomar ventaja en el de Celia María Cuccittini, en la carrera vital hacía el ovulo del destino.

messi maradona miguel angel

Algo tiene Maradona que Messi nunca tendrá, esa planta imponente, esa soberbia de suburbio, ese aire de detective salvaje gamberro, rebelde y revolucionario, una dignidad acorazada que es imposible arañar. El fútbol de Maradona era poético, el de Messi no.

Messi arrancó también como un poeta, con su melena al viento, su alegría incontenible, puro gozo, un joven dartagnan acompañando a los mosqueteros consagrados, el Ronaldinho de talento desbordante, el sobrio pero cachondo Deco y el inmutable capitán, Xavi. Pero Deco y Ronaldinho se fueron y Messi fue transformándose poco a poco, al menos para los focos y la insoportable y vociferante plaga de paparazzis futbolísticos, con sus micros, sus programas infinitos en la tele y sus periódicos de mil colores. La alegría se fue yendo y el rostro de Messi se fue transformando en el de un Agamenón moderno. El poeta se convirtió en narrador implacable, perfecto y hermoso. Messi pasó de jugar al fútbol a entenderlo y dominarlo, a liderar con mano de hierro y pies de seda el fútbol del mejor equipo del siglo XXI.

Fuente foto Massi y Maradona en el dibujo de Miguel Angel:

http://blog.rtve.es/desdesuramerica/2013/03/as%C3%AD-en-el-cielo-como-en-la-tierra-%C3%B3-c%C3%B3mo-apropiarse-de-un-papa.html

messi y maradona

Leave a Comment